Que pasa si nos quemamos? una quemadura es una lesión producida por calor en muchas formas diferentes (líquidos calientes, llamas, frío, sustancias químicas, electricidad, energía radiante o refregament).

Según su profundidad y extensión podremos hacer algo desde casa o tendremos que ir a urgencias. Encontramos tres niveles de gravedad.

Primer grado. Afecta las capas más superficiales de la piel (epidermis) y normalmente se caracteriza por una coloración rojiza de la piel con una posible ligera inflamación, duele pero se cura en unos días presentando una descamación de la piel. Como bien que haya pensado, son las típicas quemaduras solares. Para tratar estas quemaduras debemos colocar la parte afectada bajo el agua fría para bajar la temperatura y limpiar la zona. Es recomendable proteger la zona con un apósito o trozo de tela limpio y aplicar crema hidratante en mucha abundancia.

Segundo grado. Afecta una capa más, la epidermis y la dermis y se caracteriza por la aparición de ampollas, son dolorosas y cicatrizan entre 10 y 21 días dejando muchas veces una despigmentación de la piel. En este caso, haremos como en las quemaduras de primer grado, bajo el agua fría un buen rato, limpiar la zona y cubrirla con una gasa. Nunca se deben romper las ampollas y hay que ir a urgencias por evaluación.

Tercer grado. Es el más grave y afecta a todo el espesor de la piel (epidermis, dermis e hipodermis) donde aparecen costras negras, pero que no hacen daño ya que se han destruido las terminaciones nerviosas. Tarde semanas o meses en cicatrizar y suele ser necesario utilizar injertos de piel. Si nos encontramos en esta situación hay que llamar una ambulancia inmediatamente, evitar que el quemado entre en choque, mantener la temperatura de la persona afectada y no retirar la ropa que se haya quedado pegada a la quemadura (para evitar una infección), simplemente hay envolver la herida con una sábana o toalla limpia para el transporte en el hospital.

También se consideran agravantes cuando la quemadura afecta las vías respiratorias, boca, nariz ... las que cubren más de una zona del cuerpo; cuando se trata de un niño o una persona mayor y en todas aquellas quemaduras que podrían estar relacionadas con otros peligros como las producidas por electricidad, explosiones o sustancias químicas.

Como medidas claves nos tenemos que quedar con el hecho de que si nos quemamos debemos hacer bajar la temperatura de la zona quemada con agua fresca y si nunca se incendiara la ropa o alguien, hay que tirarse al suelo y rodar para apagar las llamas, y si alguien puede tapar la persona afectada con una manta para ahogar las llamas, aún mejor.

Por: Farmácia Botet Carreras, visitanos.