En primer lugar, debemos dejar claro que nuestro cuerpo es una máquina que para funcionar necesita energía y "materiales de construcción". Es por ello que una dieta se basa simplemente en una ecuación matemática:

calorías ingeridas - calorías gastadas

El resultado de esta simple ecuación decidirá si ganamos peso o lo perdemos y en el caso de ganar, nuestra dieta y actividad física influirán en qué tipo de peso ganamos (grasa o masa muscular).

Con esto en mente, debemos asegurarnos de que nuestra dieta es equilibrada y variada, y que mediante el ejercicio físico podemos potenciar los resultados.

Otro factor importante a tener en cuenta es que una dieta sana y equilibrada no representa no comer hidratos de carbono, grasas o ponernos "hasta la bandera" de proteínas.

Es obvio que todo en exceso es malo, pero todo es necesario, por ejemplo, los carbohidratos son la única fuente de energía del cerebro, las grasas insaturadas están relacionados con una disminución del riesgo cardiovascular, es decir, se debe comer bien, de todo (sin incluir "comida basura" ni alcohol) y en su justa medida.

Después de haber pasado por el proceso de detox y drenaje, ya estamos preparados para empezar la dieta, para hacerlo bien tendremos que seguir estos consejos:

1) Se debe hacer ejercicio, como ya hemos dicho, de este modo perderemos aún más calorías (siempre dentro de las posibilidades de cada uno)

2) Alargar el tiempo de las comidas haciendo pausas mientras comemos, comer lentamente es uno de los mejores hábitos, ayuda a evitar comer en exceso; es recomendable dedicar unos 20 min a cada comida.

3) Dormir más, dormir bien.

4) Cuidado con los aperitivos o el "picoteo" de la noche.

5) Comida +: fruta, verdura y cereales integrales.

6) Comida -: salsas y alcohol.

Destruyamos algunos mitos:

Las dietas "Monodietas" funcionan: justamente restringirse a un solo alimento acaba produciendo carencias ya que son desequilibradas, restrictivas, con altas posibilidades de un efecto rebote y llegando incluso a ser peligrosas en algunas personas.

Todo lo que es "light" funciona para adelgazar: "light" sólo significa que el alimento X tiene menos kcal que su homólogo no "light", pero esto en ningún momento significa que perderemos peso tomando aquello.

Las vitaminas engordan: no son nutrientes energéticos, es decir, no tienen nada que ver, eso sí, su carencia puede producir problemas importantes.

Saltarse comidas ayuda a perder peso: por suerte nuestro organismo es bastante listo, y al no recibir nutrientes reduce el gasto energético, además, en la siguiente comida tenemos más hambre lo que conlleva a que seguir la dieta sea aún más difícil de seguir.

Así pues, para empezar una dieta sana y equilibrada hoy os proponemos el método del plato.

Este es un método muy sencillo que permite una gran libertad a la hora de hacer combinaciones.

Cogiendo un plato como referencia:

50% del plato lo rellenaremos de verdura o fruta, tanto crudas como cocidas (verdura hervida, una ensalada, verdura a la plancha, etc...).

25% del plato lo rellenaremos con alimentos con altos contenidos en proteínas (carne, pescado, huevos).

25% final del plato lo rellenaremos con hidratos de carbono (pasta, arroz, patata, legumbres, pan).

Acompañado de una pieza de fruta o un lácteo de postre (en el caso de una dieta siempre se recomienda que el lácteo sea desnatado).

Y finalmente, como siempre, para no deshidratarnos, es importante que bebamos entre 1,5 y 2 litros de agua diarios.

Como se puede ver, las posibilidades que presenta este método son prácticamente infinitas, obviamente, para que nos tomemos una copa de vino o comamos una pasta para merendar de vez en cuando tampoco se acabará el mundo.

Se trata de cuidarse disfrutando!

Por: Farmacia Botet Carreras, visitanos.